miércoles, 19 de agosto de 2015

Albóndigas de berenjena (aptas para vegetarianos)

¡Hola!

Os dejo con Claudia, que vuelve de sus "vacaciones blogger" con mucha fuerza.

Hoy os traigo un plato que mi madre prepara desde que tengo uso de razón y que, en esta ocasión, también ha cocinado ella, exclusivamente para el blog (y para que yo me pusiera morada, ya que este plato es uno de mis favoritos y no me dejo escapar la oportunidad de catarlo siempre que puedo, jeje).

Estas albóndigas a base de berenjena son una alternativa vegetariana ideal para aquellos que han decidido no consumir carne.
Su preparación es sencilla, ya que, al contrario que otras croquetas o albóndigas, no es necesario empanarlas.

Un plato ideal para servirlo en aquellas ocasiones en las que es necesario optar por la "finger food" o una comida tipo tapeo o para presentarlo como un entrante distinto que sin duda sorprenderá a los comensales.

Forma parte de la comida tradicional de muchas zonas del sur de Italia y se diferencia de las albóndigas de berenjena de otros lugares del mundo en que el ingrediente estrella, que le da un sabor distinto, es (¿cómo no?) el queso Parmiggiano.




Ingredientes:
1 kg de berenjenas
100 grs de Parmesano rallado
100 grs de pan rallado
Un tomate
Perejil al gusto
Un huevo
Sal
Aceite para freír


Elaboración:

Pelamos las berejenas y las cortamos en dados. Después las cocemos en agua hirviendo, hasta que estén blanditas.
Cuando las berenjenas estén bien cocidas, las volcamos en un escurridor y las aplastamos hasta que pierdan toda el agua.

Después las volcamos en un bol grande y las aplastamos con un tenedor hasta obtener una pasta.

Cortamos el tomate en daditos muy pequeños o lo trituramos ligeramente y lo añadimos a la pasta de berenjenas.

A continuación agregaremos el huevo previamente batido, el parmesano y el pan rallado, el perejil triturado y una pizca de sal.

Mezclamos bien todos los ingredientes hasta obtener una masa homogénea, con la que formaremos unas albóndigas redondas, del tamaño de una nuez.

Las freímos en abundante aceite hasta que estén bien doradas por fuera y las dejamos sobre papel de cocina para que pierdan el aceite en exceso.



Notas:
Pueden tomarse frías pero recién hechas están riquísimas.
Aguantan un par de días en la nevera, en un recipiente con cierre hermético.
Pueden congelarse en crudo sin problemas.



¿Os ha gustado? ¿Conocíais esta receta?

Un besito y ¡feliz día!


5 comentarios:

  1. Pero qué buenísima pinta Ary!!!
    Me ha llamado mucho la atención esta receta cuando la he visto en FB.
    Y sobretodo la alternativa a las típicas albóndigas de carne, que al final, casi todos (o por lo menos yo) siempre tendemos a preparar las mismas recetas para comer.
    Muy buena receta!!!!!
    Muchos besos para las dos.

    ResponderEliminar
  2. La receta es estupenda! yo no soy muy amante de la carne y busco siempre cosas sencillas de preparar que me alegren un poco las comidas. Mil gracias guapaaaa

    ResponderEliminar
  3. Que buena receta me has dado!!tenemos muchas berenjenas del huerto y esta receta me viene genial!!besos

    ResponderEliminar
  4. ooohhhh me han encantado!!me las apunto ahora mismo para hacerlas.. una pregunta. ¿En el horno quedarán igual que fritas? Es que estoy a dieta...http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Que ricas madre !! Con lo que me gustan la berenjena y el queso mmmm las tengo que hacer pero ya !!

    Gracias por la receta guapa ;)

    ResponderEliminar

Como siempre os digo vosotros sois el corazón del blog. Me hace muchísima ilusión ver que me visitáis, que os gusta lo que os cuento y leer vuestras impresiones.
Un beso y muchas gracias.

Por favor no dejéis vuestros datos (mail, facebook, etc) en los comentarios de este blog. Los comentarios que lleven algún dato no será publicado. Lo hago por vuestra privacidad ya que cualquiera puede verlos, así que por favor no lo hagáis. Gracias.

Blogging tips